Aprovechar la oportunidad en el Edge computing

  • Hybrid IT

edge computing

El revuelo en torno al Edge computing está creciendo, y con razón. Al acercar la computación y el almacenamiento al lugar donde se generan y consumen los datos, como los dispositivos IoT y las aplicaciones de los usuarios finales, las organizaciones son capaces de ofrecer experiencias de baja latencia, fiables y altamente disponibles incluso para las aplicaciones más ávidas de ancho de banda y de datos.

Si bien la entrega de experiencias rápidas, fiables, inmersivas y fluidas a los clientes es uno de los principales impulsores de la tecnología, otra razón que a menudo se subestima es que el Edge computing ayuda a las organizaciones a cumplir con las estrictas leyes de privacidad y gobernanza de datos que hacen responsables a las empresas de transferir información sensible a los servidores centrales de la nube.

La mejora de la resistencia de la red y los costes del ancho de banda también incentivan su adopción. En resumen, sin necesidad de gastar demasiado, la computación de borde puede permitir que las aplicaciones cumplan con las normas, estén siempre activas y sean siempre rápidas, en cualquier parte del mundo.

No es de extrañar que IDC prevea que las redes de edge representen más del 60% de todas las infraestructuras de nube desplegadas en 2023, y que el gasto mundial en computación de borde alcance los 274.000 millones de dólares en 2025.

Además, con la afluencia de dispositivos IoT -el informe State of IoT Spring 2022 estima que en 2025 habrá unos 27.000 millones de dispositivos conectados a Internet-, las empresas tienen la oportunidad de aprovechar la tecnología para innovar en los bordes y diferenciarse de la competencia.

Las primeras instancias de despliegue de edge computing eran nubes híbridas personalizadas. Con el apoyo de un centro de datos en la nube, las aplicaciones y las bases de datos se ejecutaban en servidores locales que una empresa era responsable de desplegar y gestionar. En muchos casos, se solía utilizar un sistema básico de transferencia de archivos por lotes para mover los datos entre los servidores locales y el centro de datos de respaldo.

Entre los costes de capital y los gastos operativos, el escalado y la gestión de los centros de datos locales pueden estar fuera del alcance de muchas organizaciones. Por no hablar de que hay casos de uso, como las plataformas petrolíferas en alta mar y los aviones, en los que la instalación de servidores locales simplemente no es factible debido a factores como los requisitos de espacio y energía.

Para hacer frente a las preocupaciones sobre el coste y la complejidad de la gestión de las infraestructuras de borde distribuidas, es importante que la próxima generación de cargas de trabajo de edge computing aproveche las soluciones de infraestructura de borde gestionada que ofrecen los principales proveedores de la nube.

En lugar de tener varios servidores locales que almacenan y procesan datos, estas ofertas de infraestructura de borde pueden hacer el trabajo. Las organizaciones pueden ahorrar dinero al disminuir los gastos relacionados con la gestión de servidores distribuidos, al tiempo que se benefician de la baja latencia que ofrece la computación de borde.

El aprovechamiento de la infraestructura de borde de la nube gestionada y el acceso a las redes de borde de gran ancho de banda resuelven parte del problema. Un elemento clave de la pila tecnológica de borde es la base de datos y la sincronización de datos.

Descubre la innovación

Para asegurar el éxito empresarial, ahora y a futuro, es imprescindible maximizar el retorno de la inversión existente en software, a la vez que innovar y adoptar nuevas tecnologías. Los retos que hay abordar para competir en un mundo de TI Híbrida incluyen DevOps, Seguridad, Gestión de riesgos y Análisis predictivo. Puedes obtener más información sobre cómo abordar estos retos e innovar en este enlace.