Los contenedores llegaron para quedarse

  • DevOps

contenedores

No es exagerado decir que los contenedores son vistos como uno de los bloques de construcción modernos de la computación en la nube.

Al igual que las máquinas virtuales (VM), proporcionan un paquete ordenado y autónomo en el que los desarrolladores pueden ejecutar sus aplicaciones, bibliotecas y otras dependencias. Al hacerlo, los contenedores ofrecen un entorno consistente y predecible aislado de otras aplicaciones. Sin embargo, dado que son más livianos y tienen menos gastos generales asociados que las máquinas virtuales, la implementación de contenedores rápida y fácilmente a gran escala en entornos de nube privada, pública e híbrida es mucho más fácil.

No es de extrañar, por lo tanto, que los contenedores hayan seguido atrayendo cada vez más elogios en los últimos tiempos. La posibilidad de configurar entornos de prueba rápida y fácilmente y escalarlos a producción completa si es necesario es una perspectiva tentadora para los desarrolladores. Se afirma que más del 80% de los equipos de TI usaron contenedores en 2018, frente a poco más de la mitad (58%) del año anterior. Cada semana, Google despliega más de dos mil millones de ellos solo.

A pesar de esta implementación, la rápida adopción de contenedores destaca una brecha creciente en la arquitectura de TI, entre las cargas de trabajo de aplicaciones sin estado que se ejecutan en entornos de contenedores y las cargas de trabajo de aplicaciones con estado que se ejecutan en una infraestructura más tradicional. Como las herramientas de orquestación de contenedores, como Kubernetes, han permitido a las organizaciones tomar un mayor control sobre sus entornos de contenedores, las empresas han comenzado a ver los beneficios de las aplicaciones sin estado. Estos van desde el uso de API para integrar múltiples aplicaciones en los servicios, hasta permitir un primer enfoque en línea de los servicios y una escalabilidad y redistribución más fáciles.

Sin embargo, si bien las organizaciones cosechan todas las recompensas de los contenedores, ahora se enfrentan al desafío opuesto de su TI heredada. En pocas palabras, la arquitectura creada para aplicaciones con estado no puede igualar la flexibilidad, agilidad y rápida evolución que ahora es posible. Por ejemplo, las aplicaciones con estado a menudo existirán en silos, con su propia red, políticas e infraestructura independientes, lo que significa que es mucho más difícil de escalar sin agregar directamente a esa infraestructura, o conectarse con otras aplicaciones utilizando API. Lo que esto significa es que los arquitectos enfrentan una pesadilla muy común de correr sin moverse realmente. Aunque se invierte una gran cantidad de inversión y energía en construir y mejorar aplicaciones heredadas y sus bases de datos, las aplicaciones sin estado continúan ofreciendo un potencial increíble.

Descubre la innovación

Para asegurar el éxito empresarial, ahora y a futuro, es imprescindible maximizar el retorno de la inversión existente en software, a la vez que innovar y adoptar nuevas tecnologías. Los retos que hay abordar para competir en un mundo de TI Híbrida incluyen DevOps, Seguridad, Gestión de riesgos y Análisis predictivo. Puedes obtener más información sobre cómo abordar estos retos e innovar en este enlace.