Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Cuatro razones por las que su empresa no está lista para DevOps

  • DevOps

dolor lamento

Se ha demostrado que aumenta la calidad, reduce los problemas y acorta los ciclos de desarrollo. A menudo se considera una panacea para las grandes organizaciones que buscan transformar sus ciclos de vida de desarrollo, producción y operación. ¿Pero es adecuado para todos los negocios?

Las empresas que lo hacen con éxito pueden obtener los beneficios de la implementación y las pruebas continuas, pero las empresas que fracasan quedan atrapadas en interminables bucles de plazos no cumplidos.

Hay algunos criterios que cualquier equipo de TI debería investigar antes de hacer el cambio de transformación a CI / CD. Se trata de analizar detenidamente la cultura, el proceso e incluso el estilo de gestión existentes.

¿Está la cultura lista para DevOps?

Debido a que la transformación a DevOps es simultáneamente un cambio en el proceso, las herramientas y la filosofía, requiere un cambio cultural en la mentalidad colectiva que está cargada de fallos potenciales.

El éxito de DevOps se basa en tres C: comunicación, colaboración y coordinación entre diferentes equipos (incluidos los desarrolladores de software, calidad, equipos de operaciones y partes interesadas ejecutivas). El primer desafío es entender y desempaquetar cómo estos grupos están alineados e interrelacionados.

Luego, el liderazgo ejecutivo debe desarrollar un modelo de comunicación de trabajo entre ellos con hitos incrementales para cambiar gradualmente la cultura hacia una mayor apertura y conectividad. Si su negocio está demasiado aislado o se basa en una estructura organizativa heredada, es muy probable que este cambio cultural sea demasiado difícil.

¿Puede la estructura manejarlo?

DevOps es altamente dependiente de la cultura, pero también requiere un cambio en la forma en que el software se diseña, se construye, se prueba y se implementa. Al principio, esto puede parecer un sentido común, pero en realidad, a menudo no se discute durante la transición.

La arquitectura de software monolítica con dependencias complejas entre diferentes capas y equipos puede hacer que la evolución de DevOps tenga dificultades y falle. A menudo, la calidad se sacrifica en nombre de la agilidad y la velocidad. Las organizaciones que utilizan una moderna arquitectura de microservicios nativa de la nube suelen tener más éxito en la adopción de una práctica DevOps.

En estas organizaciones, los equipos de productos o servicios pueden operar de manera independiente mientras se mantienen alineados con los objetivos de negocios finales u objetivos de experiencia del cliente. La compañía ya está dividida en tuberías de sprint especialmente diseñadas que pueden moverse con agilidad.

¿Dónde empezar? Identifique los signos de advertencia: antes de construir su plan de trabajo de DevOps, es fundamental dedicar un tiempo de calidad a la búsqueda del alma y la prueba de estrés de su cultura organizacional. Si ve alguno de estos, es posible que se enfrente a algunos desafíos ascendentes en su evolución:

  • Su empresa tiene un proceso bien definido: las empresas que ya están enamoradas de su cultura y el proceso de desarrollo de software se aferrarán a él con nudillos blancos. Estas empresas se resisten al cambio y podrían no ajustarse al perfil de DevOps.
  • Su empresa quiere sumergirse en la tendencia: si su empresa solo quiere un proceso DevOps porque es moderno e innovador, es posible que no esté listo para ello. Las implementaciones adecuadas requieren una verdadera comprensión de los resultados comerciales con sus pros y sus contras.
  • Su empresa desea un "departamento de DevOps": tratar de crear DevOps como un departamento separado, sin reunir a los equipos actuales de Dev y Ops, es una receta para el fracaso. DevOps no es un ajetreo lateral. Es transformacional.
  • Su empresa tiene feudos: las organizaciones cuyos equipos de Desarrollo y Operaciones están altamente distribuidos y aislados entre sí podrían tener dificultades para unirlos sin proporcionar a cada equipo algún liderazgo común.

En resumen, DevOps debe convertirse en la cultura de la organización, impulsada por el CEO y su equipo de líderes funcionales y de organización con una comprensión clara de las implicaciones y los resultados.

Es una mentalidad que requiere una transformación en el proceso, la organización, la tecnología y la información para impulsar un cambio significativo y sostenible. Las recompensas son enormes. Pero como con cualquier potencial de ventaja, su empresa tendrá que trabajar para ello.

Descubre la innovación

Para asegurar el éxito empresarial, ahora y a futuro, es imprescindible maximizar el retorno de la inversión existente en software, a la vez que innovar y adoptar nuevas tecnologías. Los retos que hay abordar para competir en un mundo de TI Híbrida incluyen DevOps, Seguridad, Gestión de riesgos y Análisis predictivo. Puedes obtener más información sobre cómo abordar estos retos e innovar en este enlace.