Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

6 razones por las que debería estar adoptando una cultura DevOps en 2018

  • DevOps

Estrategia

Si aún no ha realizado el cambio a DevOps, eche un vistazo a todos los beneficios que podría disfrutar de escalamiento, colaboración, eficiencia y más.

La digitalización se está extendiendo en muchas industrias, creando una demanda sin precedentes para que las empresas innoven, experimenten y entreguen capacidades más rápidamente. Aumentar la velocidad y la agilidad no es solo un deseo; es imprescindible para la supervivencia. Debe adoptar un enfoque más flexible y eficiente para la entrega de software, uno que elimine las barreras y explote las dependencias entre desarrollo y operaciones. Y para eso, puedes adoptar una cultura DevOps.

En un entorno DevOps, todo su equipo es responsable de brindar nuevas características y estabilidad. En lugar de simplemente crear código y dárselo a un equipo de operaciones para ponerlo en producción, las responsabilidades se equilibran de manera más equitativa, con procedimientos establecidos para garantizar que ambos equipos tengan conocimiento y visibilidad del rendimiento de la aplicación.

No es sorprendente que las prácticas de DevOps sigan ganando popularidad. Según los datos de DevOps.com, la tasa de adopción aumentó sustancialmente de 2015 a 2016, del 66 por ciento al 74 por ciento.

¿Qué está impulsando el cambio? Los largos plazos de entrega para poner el software en producción dificultan que las empresas brinden servicios de vanguardia y mejoren la experiencia del cliente. Para mantener el ritmo de las demandas del mercado, los equipos de TI deben construir, implementar, probar y lanzar software en ciclos cada vez más rápidos.

Aquí hay seis razones por las que debería considerar adoptar una cultura DevOps:

1. Acelerar la innovación

Con un equipo integrado de operaciones y desarrollo, las aplicaciones pueden desarrollarse y desplegarse mucho más rápidamente. Esto es vital ya que el éxito empresarial hoy en día depende en gran medida de la capacidad de una organización para innovar más rápido que la competencia. Como los conjuntos de cambios son más pequeños, los problemas tienden a ser menos complejos. Los ingenieros de DevOps pueden aprovechar los datos de rendimiento en tiempo real para comprender rápidamente el impacto de los cambios en las aplicaciones. Y las correcciones de software son más rápidas porque los miembros del equipo solo necesitan verificar los últimos cambios de código en busca de errores.

2. Mejorar la colaboración

En lugar de intentar eliminar la diferencia entre las dos disciplinas, un entorno DevOps exitoso promete construir un puente para que funcionen mejor juntos. La cultura de desarrollo de software entonces, se enfoca continuamente en logros combinados en lugar de objetivos individuales. Cuando su software y sus equipos de operaciones confían entre sí, pueden experimentar, investigar e innovar de manera más efectiva. Ya no se trata de arrojar el código de la aplicación sobre la pared y esperar lo mejor. Su entorno de desarrollo se hace cada vez más transparente, ya que todos los miembros del equipo trabajan para lograr objetivos compartidos.

3. Aumentar la eficiencia

Las herramientas automatizadas y las plataformas de producción estandarizadas son elementos clave de las mejores prácticas de DevOps que ayudan a que las implementaciones sean más predecibles y liberan al personal de TI de tediosas tareas repetitivas. Con pruebas e integración automatizadas, los desarrolladores no necesitan desperdiciar su tiempo confiando en que los procesos de integración de código se completen.

Las plataformas de aceleración y desarrollo ofrecen oportunidades adicionales para mejorar la eficiencia:

La infraestructura escalable, como las soluciones basadas en la nube, ayudan a acelerar las pruebas y los procesos de implementación al aumentar el acceso a los recursos de hardware.

Las herramientas de compilación y desarrollo ayudan a acortar los ciclos de desarrollo y acelerar la entrega de productos.

Los flujos de trabajo de entrega continua pueden ayudar a producir versiones de software más rápidas y frecuentes.

4. Reducir los fallos

Los ciclos de desarrollo más cortos asociados con un enfoque fuerte de DevOps promueven lanzamientos de código más frecuentes. Con estas implementaciones más modulares, sus equipos pueden exponer los problemas de configuración, código de aplicación e infraestructura con anterioridad. DevOps también mantiene a los miembros del equipo involucrados durante todo el ciclo de vida de una función o aplicación, lo que da como resultado un código de mayor calidad. Se requieren menos correcciones porque los desarrolladores buscan y eliminan posibles problemas a medida que escriben el código. Según un informe reciente del estado de DevOps, las organizaciones que adoptan una cultura DevOps tienen 60 veces menos fallas que aquellas que no implementan un enfoque DevOps.

5. Acelerar el tiempo de recuperación

Debido a que las implementaciones de DevOps son más específicas y aisladas, los errores son más fáciles de detectar y, a su vez, las soluciones a menudo son más rápidas y fáciles de implementar. Su equipo necesitará principalmente verificar los últimos cambios de código para poder resolver un problema. Los tiempos de resolución son inherentemente más rápidos porque la responsabilidad de la resolución de problemas y las soluciones permanece contenida dentro de un solo equipo. De hecho, la investigación muestra que los equipos DevOps de alto rendimiento se recuperan de fallas 168 veces más rápido que los pares de bajo rendimiento.

6. Mejorar la satisfacción laboral

En lugar de una cultura basada en reglas o basada en el poder, DevOps promueve un entorno empresarial más basado en el rendimiento. Esto reduce los obstáculos burocráticos y fomenta el intercambio de riesgos. El resultado es una fuerza de trabajo más contenta y productiva, que ayuda a impulsar el rendimiento de su negocio. Los desarrolladores y los ingenieros de operaciones generalmente prefieren un entorno DevOps porque pueden trabajar más eficientemente y usar más de un sombrero. Comprenden mejor dónde encaja su rol en el alcance más amplio de TI y dentro del negocio en general. Esto los hace más comercializables y más valiosos.

La entrega rápida de software es crucial en la era digital de la actualidad y una cultura DevOps es el motor de este proceso. Le permite a su empresa acelerar los servicios de lanzamiento al mercado y desplegar nuevas características de manera rápida y eficiente. Si bien la adopción de DevOps no es un proceso simple, cuando se realiza correctamente la inversión pagará dividendos mucho más allá del esfuerzo inicial. Con una mayor velocidad, seguridad y estabilidad, una cultura DevOps podría ser solo el cambio transformador que necesita para obtener una importante ventaja de rendimiento.

Descubre la innovación

Para asegurar el éxito empresarial, ahora y a futuro, es imprescindible maximizar el retorno de la inversión existente en software, a la vez que innovar y adoptar nuevas tecnologías. Los retos que hay abordar para competir en un mundo de TI Híbrida incluyen DevOps, Seguridad, Gestión de riesgos y Análisis predictivo. Puedes obtener más información sobre cómo abordar estos retos e innovar en este enlace.