Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Más modelos de App Dev aumentan la presión de DevOps

  • DevOps

aplicaciones móviles

La bifurcación en los tipos de desarrolladores se volverá más pronunciada en los próximos años a medida que más códigos de aplicaciones se muevan hacia el borde de la red. La presión sobre las operaciones de TI para poder gestionar flexiblemente diferentes clases de aplicaciones mediante la adopción de procesos de DevOps aumentará en consecuencia.

Las aplicaciones que funcionan con dispositivos y teléfonos inteligentes con internet de las cosas (IoT) presentan a los desarrolladores una cantidad finita de recursos informáticos que requieren que tengan habilidades avanzadas. Por el contrario, las aplicaciones de back-end ahora pueden aprovechar múltiples capas de abstracción, que incluyen marcos de cómputo sin servidor basados ​​en arquitecturas basadas en eventos que hacen que los recursos informáticos potencialmente ilimitados estén disponibles. La disponibilidad de todos esos recursos informáticos, sin embargo, alienta a los desarrolladores de servicios de back-end y aplicaciones a ser menos disciplinados al escribir aplicaciones.

La buena noticia es que cada vez es más fácil personalizar las aplicaciones con métodos de prueba y error en lugar de tener que comprometerse con una arquitectura informática específica por adelantado. Si algo no funciona tan bien como debería, los enfoques modulares de los microservicios hacen que sea más fácil mover el código de la aplicación a la mejor ubicación posible. En lugar de centrarse en el rigor de la arquitectura subyacente, los desarrolladores son libres de experimentar con diferentes herramientas y lenguajes más ahora que en cualquier momento en la historia de TI.
 
De hecho, se especula con la posibilidad de que muchas interfaces gráficas de usuario continuarán ejecutándose localmente mientras acceden a una amplia variedad de servicios de back-end a través de interfaces de programación de aplicaciones (API). Ese enfoque esencialmente crea una nueva forma de computación híbrida en la que los desarrolladores ya no necesitan pensar mucho sobre el entorno de tiempo de ejecución.
 
Sin embargo, toda esa libertad tiende a ejercer mucha más presión sobre el equipo de operaciones de TI. A medida que los tipos y clases de aplicaciones continúan evolucionando, es solo cuestión de tiempo antes de que más organizaciones avancen en la ruta de DevOps. La adopción de procesos DevOps en todas las organizaciones ha sido algo desigual. Pero a medida que los desarrolladores experimentan con diferentes modelos de computación, la expectativa es que los equipos operativos sean lo suficientemente flexibles como para hacer los ajustes apropiados de forma dinámica.
 
A más largo plazo, el middleware y las bases de datos serán eventualmente deconstruidos en conjuntos de microservicios a los que los desarrolladores pueden llamar cuando sea necesario. En la actualidad, los equipos de operaciones de TI ponen a disposición servidores de aplicaciones monolíticos y bases de datos. Muchas de esas bases de datos y servidores de aplicaciones se están comenzando a encapsular en contenedores Docker como parte de un primer paso para elevar y trasladar aplicaciones a la nube antes de pasar a marcos basados ​​en microservicios más ágiles.
 
En algunos casos, se accederá a esos servicios directamente a través de un entorno de plataforma como servicio (PaaS) o un marco informático sin servidor. Se espera que los marcos de cómputo sin servidor basados ​​en arquitecturas basadas en eventos se usen principalmente para proporcionar funcionalidades explosivas como complemento a las aplicaciones stateful de larga ejecución que típicamente consumen una cantidad fija de recursos de infraestructura de TI. Es probable que las aplicaciones sin estado que se ejecutan intermitentemente lleguen a los marcos informáticos sin servidor. 
 
Es evidente que habrá muchos más tipos de aplicaciones distribuidas que se ejecutarán en toda la empresa. Los equipos de operaciones de TI pueden no tener mucho control sobre qué tipos de aplicaciones se ejecutan dónde y cuándo. Pero se espera que puedan implementarlos y administrarlos todos, independientemente.

 

Descubre la innovación

Para asegurar el éxito empresarial, ahora y a futuro, es imprescindible maximizar el retorno de la inversión existente en software, a la vez que innovar y adoptar nuevas tecnologías. Los retos que hay abordar para competir en un mundo de TI Híbrida incluyen DevOps, Seguridad, Gestión de riesgos y Análisis predictivo. Puedes obtener más información sobre cómo abordar estos retos e innovar en este enlace.