Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

DevOps introduce una complejidad que debe ser gestionada

  • DevOps

startup_empleo_equipo_empresa

Cuanto más grande es el proyecto, más recursos están generalmente dedicados a él. No hablamos solo de tecnología, sino casi de cualquier campo. Algo que también se aplica en los proyectos de TI. El problema es que, a menudo, no se reconoce este concepto cuando se trata de proyectos de apoyo interno.

¿Qué sucede cuando aplicamos esta actitud relajada a DevOps? El lado de automatización de DevOps se implementa generalmente con muchas y diversas herramientas que requieren mantenimiento, solución de problemas, interfaz con otras herramientas... Es decir, que es algo que se vuelve complejo de forma rápida.

Pero, generalmente, no encontramos hueco para para este tipo de tareas, pese a que si tenemos un fallo, todo irá mal y tendremos un problema importante. En un número creciente de organizaciones, la infraestructura de DevOps debe ser listada como la cartera de aplicaciones más grande que la organización maneja con el fin de convertir las herramientas DevOps en un proyecto.

El uso de herramientas supone una gran cantidad de gastos generales aunque no lo parezca porque simplifica el proceso de desarrollo y despliegue. Es decir, las herramientas pueden ahorrar tiempo suficiente para que el coste parezca menor de lo que es. Pero ese coste no desaparecerá, y una vez que el camino esté totalmente automatizado con una cadena de herramientas estable, mantenerlo en funcionamiento es un coste que tendrá que seguir soportando. 

Por tanto, no debemos ocuparnos solo de él cuando falla. Hay que asegurarse de tener copias de seguridad y, si es posible, hacer que el entorno de DevOps sea totalmente dinámico, de forma que si algo falla pueda ser reemplazado.

Además, hay que mantener al tanto de las actualizaciones y mejoras de la herramienta, tal como lo haría para cualquier software de misión crítica de la empresa. Porque una vez que su fábrica de software depende de la cadena de herramientas DevOps, es un software de misión crítica. También debemos aprender cómo los cambios impactarán el entorno en el que estamos utilizando las herramientas.

El entorno de DevOps es muy complejo con muchas variables que pueden tener un impacto negativo. En cualquier caso, y aunque el coste no es pequeño, los beneficios aún superan con creces los posibles gastos y la complejidad que conlleva.