Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

Cómo implantar una efectiva estrategia de DevOps

  • DevOps

DevOps

Aunque el término empezó a utilizarse en 2009, desde hace unos meses todo el mundo habla de DevOps y sus principios. La clave es una cooperación más estrecha entre los desarrolladores y los administradores, generalmente en equipos colaborativos, específicos de cada producto.

Es decir, que los desarrolladores ya no son los únicos responsables de las nuevas características de software y los administradores de unas TI confiables y eficientes, sino que todos colaboran para lograr estas metas.

Reglas de DevOps

Si se quiere poner en marcha una buena estrategia de DevOps, los desarrolladores y administradores deben trabajar juntos, formando un único equipo. Además, serán los encargados de realizar cambios, cada vez más pequeños pero frecuentes, además de poner todo el código de aplicación y administración bajo el mismo control de versiones.

De la misma forma, este equipo de trabajo se encargará de automatizar todo lo posible (por ejemplo, pruebas, compilaciones, despliegue, aprovisionamiento) y hacer que las métricas de las operaciones de TI sean visibles para todos los empleados.

Evidentemente, éste último punto puede ser una de las cuestiones más problemáticas a la hora de abordar esta estrategia. No en vano, conlleva en muchas ocasiones un cambio de mentalidad, establecer una cultura de apertura, con voluntad de aprender y con una alta tolerancia a los fallos.

No en vano, podríamos decir que DevOps se centra en el despliegue de pequeñas características para los sistemas de producción. La idea es que estas pequeñas características pueden ser fácilmente probadas y puestas en marcha sin grandes intervenciones en la infraestructura.

Beneficios de DevOps

Esta política de pasos pequeños pero frecuentes evita que los usuarios internos o los clientes tengan que esperar demasiado tiempo para poder disfrutar de las nuevas características de nuestros productos y servicios, y reduce por tanto el tiempo que se tarda en llegar al mercado. Al mismo tiempo, el procedimiento garantiza que los entornos de desarrollo y del sistema operativo no evolucionen por separado, lo que a su vez minimiza errores y mejora el flujo de comunicación.

De acuerdo con un reciente informe, quienes han implantado con éxito una estrategia de DevOps son 30 veces más exitosos que el resto de departamentos a la hora de instalar nuevo código en los sistemas de producción.

Sin embargo, nadie dijo que el proceso fuera un camino de rosas. Por eso, y para avanzar sin problemas, se necesitan más acciones. Por ejemplo, todo el código debe ser gestionado con un sistema de control de versiones, lo que permite al equipo revertir los cambios en caso de que se detecten problemas una vez que se haya instalado. La entrega continua y la construcción automática del software evitan tiempos de espera.

Las partes interesadas en el desarrollo del software también realizan pruebas durante este proceso y también se llevan a cabo automáticamente en el curso de una compilación, después de cada cambio de código, con el fin de garantizar la calidad del producto. Para poder completar estas operaciones con éxito, los proveedores de tecnología ofrecen diferentes herramientas y software de integración continua, que permite ayudar a quienes están inmersos en un proceso de DevOps.

La era definida por software

Cabe señalar, además, que no hablamos sólo de que el código fuente de las aplicaciones sea el que esté controlado por versiones. Teniendo en cuenta que la infraestructura está cada vez más implementándose en forma y definida por software, este proceso se hace extensivo a casi toda la plataforma.

Todos los códigos que los administradores escriben para las operaciones deben pasar también por estas aplicaciones de seguimiento de DevOps, dado que esto mejora el tiempo medio de recuperación de los problemas de infraestructura, ya que los administradores pueden implementar rápidamente una versión anterior.

Para distribuir la configuración, la mejor opción es contar con un sistema de automatización,. El software de seguimiento también asegura que los administradores detecten errores en una etapa temprana y puedan tomar medidas preventivas antes de que ocurran fallos mayores.

Descubre la innovación

Para asegurar el éxito de empresarial, ahora y a futuro, es imprescindible maximizar el retorno de la inversión existente en software, a la vez que innovar y adoptar nuevas tecnologías. Los retos que hay abordar para competir en un mudo de TI Híbrida incluyen DevOps, Seguridad, Gestión de riesgos y Análisis predictivo. Puedes obtener más información sobre cómo abordar estos retos e innovar en este enlace.

TAGS DevOps